jueves, 18 de diciembre de 2008

YOGA PARA NIÑOS

YOGA PARA NIÑOS


El yoga no es un ejercicio de competición, cuando es practicado por niños, les aumenta la capacidad de concentración y disminuye la agresividad. También puede ayudar a descubrir, con sorpresa, lo rígido y poco ágil que es un niño, a pesar de sus pocos años.

El yoga divierte a los niños cuando van adoptando las distintas posturas, con la imitación de animales, objetos, etc. Otro beneficio es que la práctica del yoga otorga salud a los pequeños; le da flexibilidad a la columna, fuerza a los brazos y piernas, y el equilibrio que necesitan para su formación. Los niños que conocen su cuerpo aprenden a respirar profundamente y el arte de relajarse. Es muy bueno otorgarle a nuestros niños la oportunidad de lograr una mejor calidad de vida a través de la práctica de esta milenaria disciplina, nuestros niños crecerán con valores profundos y autoconfianza que les proporcionará seguridad en su crecimiento.

Presentación








Todo el mundo sabe o cree saber en qué consiste el yoga. Sin embargo, pocos son los que saben que, con una adecuada adaptación, puede ser practicado por niños pequeños. La adaptación de la expresión corporal y del yoga a los niños de la edad de cuatro y cinco años, es la finalidad de este trabajo, hacerles practicar y amar estas técnicas es, hacerles descubrir el “bienestar”.
Si el yoga es beneficioso para los mayores, no lo es menos con los niños. Las posturas son fáciles, y muchas de ellas están adaptadas o especialmente creadas para los niños. Se trata de una gimnasia suave que ellos verán como un juego. Está especialmente recomendada para niños con hiperactividad.
Al igual que con los adultos, el yoga en los niños favorece el control del organismo y mantiene el cuerpo sano. Es una gran herramienta para relajarse y eliminar tensiones, lo que lo hace ideal para nos niños más inquietos. Además, aumenta su concentración y ayuda a superar la inseguridad. Es un gran aliado también de la psicomotricidad, favoreciendo el movimiento, la flexibilidad y la fuerza. El equilibrio también se ve favorecido por la práctica de las diferentes posturas.
Si se practica yoga junto a la madre o al padre, el yoga favorece el fortalecimiento del vínculo paterno-filial, y mejora las relaciones interpersonales.

Esta técnica se incorporó en otros países de Europa, Uruguay y Chile, como respuesta positiva a la preocupación de muchos educadores y padres frente al problema de: “la salud de las generaciones venideras”.





Un niño cuando nace tiene un cuerpo elástico y fuerte. Su respiración es regular, suave pero profunda. Es capaz de entretenerse durante horas con cualquier cosa. Conforme va creciendo, somatiza tensiones en su cuerpo, mimetiza los malos hábitos posturales de los adultos, su cuerpo adquiere contracturas hasta que al final acaba por perder esa elasticidad y fuerza natural en los primeros años de su vida. La respiración se vuelve más superficial y la mente pierde parte del potencial inicial tornándose más dispersa e incapaz de concentrarse en un mismo objeto por un período de tiempo prolongado.
¿Es inevitable este proceso o es posible conservar los maravillosos dones que el niño recibe al comienzo de su vida y ahorrarle el penoso esfuerzo que supone el intento de recuperarlas cuando ya uno es mayor?Una herramienta muy útil en este sentido (como otras muchas que, si quieres, puedes compartir con nosotros) puede ser el yoga para niños. Su práctica regular, planteada a modo de juego y diversión, hace que los niños vayan tomando consciencia de sus cuerpos y su respiración desde pequeños, de manera natural y divertida. Una cierta disciplina les vendrá muy bien para cultivar la capacidad de concentración, hábitos que, junto a la constancia, les serán muy útiles en la vida cotidiana. Y si además logramos que el niño se empape de algunas de las ideas que van asociadas al yoga, como la no-violencia, sinceridad, etc., tendremos un niño bien preparado de cara al futuro.
SHARETHIS.addEntry({
title: "Yoga para niños",
url: "http://www.lafabricadelaparticipacion.org/yoga-para-ninos.htm"
});
Yoga para niños
Cúidate y cuidarás »
Yoga para niños

El yoga es un excelente ejercicio físico y mental. Te ofrecemos unos sencillos ejercicios para que el niño y la mamá descarguen las tensiones y se relajen.
¿Te parece difícil que tu hijo o hija consiga mantenerse quieto, callado y concentrado en una de las posiciones del yoga? Seguro que a muchos padres les parecerán casi imposible, pero la verdad es que la practica del yoga os demostrará que todo es posible. Todo dependerá de la motivación, de la paciencia, persistencia, y del trabajo conjunto entre los padres y el profesor de yoga del niño.


Cuándo mi hijo puede practicar el yoga



Las experiencias del yoga con niños dicen que la mejor edad para que el niño empiece con los ejercicios del yoga es a partir de los 4 años. A esta edad, los niños ya pueden entender perfectamente lo que se puede esperar y lo que se quiere de ellos. El yoga está indicado a todos los niños y niñas. Su objetivo esencial es la búsqueda del equilibrio y de la armonía, y el control del sentido de la disciplina. Es una buena base para una vida adulta alegre y saludable.
Beneficios de la práctica del yoga con los niños
El yoga es una práctica positiva en la etapa de crecimiento de los niños. A través del yoga, los niños ejercitarán su respiración y aprenderán a relajarse, para hacer frente al estrés, a las situaciones conflictivas, y a la falta de concentración, problemas tan evidentes en la sociedad actual. El yoga les ayudará en su largo camino hacia el dominio físico y psíquico.
El yoga es una técnica oriental cuya práctica otorga grandes beneficios para la salud: favorece el control del organismo, ayuda a relajarse y descargar tensiones y permite mantener un cuerpo sano y flexible. Aunque son, generalmente, los adultos quienes practican esta técnica, lo cierto es que existen ejercicios de yoga especialmente indicados para los niños. Practicar el yoga como si fuera un juego puede ayudar a los más pequeños a tranquilizarse cuando se muestran demasiado inquietos y también a aumentar su capacidad de concentración. El yoga en los niños:
Favorece el rendimiento escolar,Mejora la concentración, atención y memoria,Proporciona estabilidad emocional,• Favorece la concentración y la atención. • Estimula la fantasía. • Da una mayor estabilidad emocional. • Ayuda a superar las frustraciones y las inseguridades. • Mejora las relaciones interpersonales con los coetáneos. • Permite a los niños filtrar los mensajes violentos procedentes de la televisión y de los juegos interactivos (videojuegos).
Mejora las relaciones interpersonales
Puede corregir los defectos en la concentración, la hiperactividad, la timidez, etc.
- • Elimina el estrés. • Mejora las posturas.
Desarrollo y destreza de los músculos motores- Flexibilidad en las articulaciones - Mejoría de los hábitos posturales de la columna vertebralMasaje de los órganos internosMejoría en los hábitos de la respiraciónEstimulación de la circulación sanguínea9- Perfeccionamiento de los sentidos10- Agilidad y entereza11- Calma y relajamiento12- Estiramiento10- Mejor desarrollo de la atención, concentración, memoria e imaginación11- Harmonización de la personalidad y carácter12- Oportuna canalización de la energía física13- Mejor comprensión e interacción con los demás
¡Y por qué no! Un rato de descanso para sus padres dejándolos en buenas manos. Clases paralelas para los padres.

Recursos y práctica del yoga con niños


Las clases de yoga asocian el trabajo corporal y mental. Tratándose de niños, la motivación es un factor muy importante. En razón de eso, es conveniente que en una clase de yoga no haya más de 15 niños reunidos. Los niños deben sentirse muy a gusto. Deben vestirse con ropas holgadas, ligeras, confortables, y que les permitan hacer cualquier movimiento con comodidad. Las clases deben sean ministradas en un ambiente limpio, tranquilo, ventilado, y silencioso. Se puede utilizar colchonetas o alfombrillas apropiadas. Y los niños pueden estar descalzos o con los pies vestidos con calcetines de algodón.


El yoga puede ser practicado a cualquier hora del día, pero el mejor horario para su práctica es por la mañana. Es recomendable que se evite la ingestión de alimentos sólidos dos horas antes de las prácticas.
La respiración del Yoga
La respiración es una parte integral del yoga. El inhalar y exhalar por las narinas es esencial para que el niño pueda estirarse y obtener el equilibrio necesario para empezar a practicar las posturas. Una vez que el grupo controle su respiración, el profesor empezará con las posturas. El sentido de las posturas es, desde los órganos exteriores, ir calmando a los órganos interiores. Con los niños, las posiciones hay que ir practicándolas poco a poco. Lo ideal, al principio, es que aprendan a respirar, relajar, después a concentrar. Para los niños, el yoga debe ser practicado como se tratara de un juego. No se debe exigirles a que repitan una postura una y otra vez. Eso puede convertirse en algo aburrido. Hay que ir variando las posturas y los movimientos, despacio, y a un ritmo en que los pequeños no pierdan la concentración. Como ya hemos dicho, el ánimo y la motivación son cruciales en este sentido. El respeto, la moderación, y una actitud positiva y alegre, también.


ALGUNOS EJERCICIOS

Como un árbol

(De pie, con las piernas juntas y los brazos estirados y apoyados en las caderas, concentrad la mirada en un punto que esté frente a vosotros. A continuación, elevad el pie derecho y apoyad la planta sobre la parte interna del muslo izquierdo, en el punto más alto posible. Una vez que hayáis alcanzado el equilibrio, levantad los brazos, uniendo las palmas de las manos sobre la cabeza. Bajad el pie derecho y repetir el ejercicio con el otro pie. Cuando hayáis terminado, relajaos durante unos minutos. Beneficios • Tranquiliza a los niños tensos o agitados. Sin embargo, este ejercicio no es aconsejable para los pequeños que son interactivos, ya que tendrían dificultades para permanecer inmóviles. • Favorece la concentración y la calma mental. • Contribuye a alcanzar el equilibrio y la estabilidad del cuerpo.


La llama de la vela

(• Sentaos en el suelo, con la espalda recta y las piernas cruzadas. Antes de comenzar el ejercicio, enciende una vela y colócala sobre una silla o un taburete, a unos 40 centímetros de la cara, a la altura de los ojos. Dirigid la mirada al centro de la llama. • Mantened los músculos de la cara relajados y la mirada inmóvil, sin cerrar los párpados (si no conseguís mantener los ojos abiertos durante un tiempo bastante largo, podéis parpadear de vez en cuando). Debéis realizar el ejercicio respirando profundamente durante cinco minutos. Después, cerrad los ojos; seguiréis viendo la llama delante de vosotros. • Si os cae alguna lágrima, no os preocupéis; es algo absolutamente normal e indica que el ojo se está limpiando.

Beneficios • Este ejercicio calma las preocupaciones de la mente, así como las tensiones del cuerpo. • Es muy bueno para los ojos, ya que relaja las pupilas. De hecho, está recomendado para aquellas personas que tienen defectos visuales, pues refuerza los músculos oculares y mejora la calidad de la visión.


El zumbido de las abejas

(Sentaos en una posición cómoda, con los pies bien apoyados en el suelo. Inspirad profundamente y, después, espirad con la boca cerrada, manteniendo los dientes ligeramente entreabiertos, de manera que se produzca un sonido similar al zumbido de una abeja ("zzz…"). Debéis repetir el ejercicio varias veces y, después, taparos los oídos con los dedos y continuar produciendo este sonido, respirando en silencio y escuchando con atención el zumbido y la vibración que produce en la nariz, el paladar y la cabeza.

Beneficios • El sonido y las vibraciones del zumbido tienen el poder de tranquilizar y aplacar la ansiedad y las tensiones. Esto es así porque los sonidos dirigen la atención a la cabeza, permitiendo al cuerpo que se relaje.



Como un leñador

(De pie, con las piernas bien separadas y los dedos de las manos entrelazados, inspirad profundamente y elevad los brazos. A continuación, con una espiración rápida, bajad las manos y ponedlas entre las piernas, flexionando también la espalda. Notaréis como, al bajar, la voz libera un sonido espontáneo y natural. Después, recuperad la posición y realizad el ejercicio varias veces.

Beneficios • Este ejercicio libera las tensiones y el cansancio. • Además, hace que se contraigan los músculos del cuerpo, para después relajarlos profundamente.


El rugido del león
(• Poneos uno enfrente del otro, a cuatro patas, con los dedos de las manos separados y bien apoyados en el suelo. A continuación, abrid la boca todo lo que podáis y, como si quisieseis hacer una mueca, sacad la lengua cuanto os sea posible. • Al mismo tiempo, hay que liberar la voz, como para rugir o emitir cualquier otro sonido espontáneo. Descansad durante unos segundos y volved a repetir el ejercicio, tantas veces como se quiera.
Beneficios • Este ejercicio permite liberar todas las tensiones y relajar las pequeñas contracturas de los músculos faciales, debidas al nerviosismo o al estrés. • Es perfecto para los niños que tienen dificultades para expresar su agresividad, o bien para los más introvertidos o reservados, pues ayuda a vencer la timidez y aporta una sensación de coraje. • Además, es muy eficaz para superar la tartamudez y reforzar la mandíbula.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario